Esta extraña especie de orquídea crece en la selva ecuatoriana y en los bosques peruanos, a una altura de1.000 a 2.000 metros. La Drácula simia, obtuvo este nombre por dos espolones largos a ambos lados, que la asemejan a los colmillos de un vampiro.

Lo más curioso de esta flor es que en su interior tienen un rostro, muy similar al de un un simio. Y no sólo eso, cada orquídea tiene una expresión diferente.