Las primeras empresas que comenzaron a vender las unidades de memoria USB, fueron Trek Technogy e IBM, para el año 2000. Estas bajo el nombre de Thumbdrive para la empresa Trek y DiskOnKey para las primeras unidades vendidas en Estados Unidos por IBM.

La empresa encargada de fabricar las primeras memorias USB fue la empresa israelí M-Systems con las capacidades de 8, 16, 32 y 64 MB. Aunque actualmente esas capacidades de almacenamiento parecen insignificantes, para su lanzamiento era algo extraordinario, pues recordemos que los USB llegaron a reemplazar a los disquetes.

Los primeros USB utilizaban baterías para poder utilizarse, ya en la actualidad reciben la tensión de alimentación a través del propio conector, de 5 voltios y un consumo de 2,5 vatios como máximo.

Posteriormente surgieron las memorias USB de la segunda generación con conectividad con la norma USB 2.0 con una velocidad de hsta 30 Mbit/s, 20 veces más rápido que los dispositivos USB 1.1.

Actualmente existen las memorias de tercera generación con la norma USB 3.0, con tasas de transferencia de datos mejoradas enormemente en comparación con las memorias 2.0. Además de que tienen compatibilidad también con puertos USB 2.0. La interfaz USB 3.0 permite velocidades de transferencia de hasta 5Gbit/s. Aunque permite velocidades de datos muy altas, generalmente las unidades USB 3.0 no utilizan toda la velocidad de la interfaz debido a las limitaciones de sus controladores de memoria.

En la actualidad existen USB que van de capacidades de 1GB hasta 1TB, lo que las vuelve increíblemente útiles para almacenar información, convirtiéndose prácticamente en mini Discos Duros.

Hoy en día, los precios de las memorias USB han bajado muchísimo a comparación de las primeras que salieron, y cada vez es más común ver a personas con memorias USB por arriba de los 16GB de almacenamiento.