1. Aprenda a secarse las manos. El agua deteriora la cutícula y aumenta la aparición de infecciones. Séquese bien las manos y las uñas, preferiblemente con toallas de papel. Así evitará resequedad. 2. Corte las uñas rectas. Para evitar que las uñas se encarnen es mejor tomar un cortaúñas pequeño y cortarlas rectas. Asegúrese de no pasar la parte carnosa porque es más fácil que se resequen. 3.Evite el cigarrillo. El tabaco hace que las uñas cojan un color amarillento y al mismo tiempo retrasa el crecimiento normal de la cutícula. 4. Use productos adecuados. No utilice quitaesmaltes o endurecedores con acetona o con demasiado formol porque debilitan las capas de queratina (protectora natural de las uñas) y las dejan expuestas a bacterias y hongos. 5. Hidrate sus uñas. Cuando se aplique crema hidratante en las manos, asegúrese de untarla también sobre las uñas haciendo masajes circulares en cada una. 6. Manténgalas limpias. No se conforme con el manicure en la peluquería, es indispensable que elimine diariamente la suciedad que se acumula debajo de las uñas. 7. Consuma vitaminas A y B. Ambas fortalecen las uñas, así que aumente el consumo de tomate, pimentón rojo, zanahoria y levadura de cerveza. 8. No use limas metálicas. Las limas metálicas no son una buena opción porque pueden producir padrastros. Es mejor usar limas de cartón. Proceda desde los lados hacia el centro de manera continua y con movimientos suaves. No use tijeras. 9. Use esmalte con base protectora. Si acostumbra a llevar sus uñas con esmalte, asegúrese de usar primero una base protectora, luego esparza el esmalte en capas muy finas y deje unos minutos antes de aplicar la segunda capa. No se haga el manicure más de una vez a la semana porque debilita las cutículas.