Seguramente has escuchado el dicho de “una manzana al día mantiene lejos al doctor” y esto es cierto con las manzanas verdes. Todas las variedades de manzana tienen grandes cualidades para nuestra salud, pero las verdes particularmente nos ofrecen proteínas, vitaminas, minerales y fibra. Son bien conocidas por sus beneficios contra los desórdenes digestivos y los bajos niveles de colesterol bueno, regulador de los niveles de glucosa y mejora del apetito.

Las manzanas verdes en ayunas nos ayudan a mantener controlados algunos aspectos vitales para nuestro día a día y para nuestra salud.

Antioxidantes

Las manzanas verdes son una de las principales fuentes de flavonoides en la dieta occidental y son ricas en vitamina C. Los flavonoides que más encontramos en este tipo de manzanas son la cianidina y epicatequina. Estos flavonoides y la vitamina C actúan como antioxidantes y erradican los radicales libres que causan daño en las células. La ventaja de comer una manzana verde en ayunas es que le damos a nuestro cuerpo la capacidad de combatir estos radicales desde el primer momento del día. Esto ayuda a la producción de células sanas y reduce la aparición de enfermedades crónicas. Las manzanas verdes son uno de los mejores enemigos de las enfermedades cardíacas, accidentes cardiovasculares y diabetes.

Regula la glucosa en sangre

Una manzana verde en ayunas nos ayuda a estabilizar los niveles de azúcar en sangre, algo muy importante para las personas diabéticas o con riesgo de padecer diabetes. Hay que recordar que, durante las horas en que dormimos, nuestro metabolismo sigue funcionando y el páncreas puede tener dificultades para regular la glucosa de nuestro cuerpo. Debido a que la manzana verde es rica en fibra soluble, al comerla en ayunas retrasa la absorción de azúcar en el intestino y este efecto dura gran parte del día.

Hay estudios que demuestran que las mujeres que comen una manzana verde en ayunas tienen hasta 30% menos probabilidades de desarrollar diabetes tipo 2. De acuerdo con los médicos, necesitamos 28 gramos diarios de fibra al día y una manzana verde nos aporta 5 gramos de fibra dietética. Esta cantidad aplicada al ayuno facilita el trabajo de nuestro cuerpo para el resto del día.