9

1582 Especies de Aves Hallam Refugio en Ecuador

Se estima que hay 10.000 especies de aves en el mundo, y Ecuador ocupa el quinto lugar como país más rico en diversidad, después de Colombia, Perú, Brasil e Indonesia, según BirdLife International, la red global de organizaciones protectoras de las aves, cuyo socio en Ecuador es la ONG Aves y Conservación.

El 47,87% de las especies de aves registradas en Sudamérica (3.313) está en Ecuador. Suman 1.586, entre endémicas, introducidas, visitantes ocasionales, marinas y migratorias. Sin sumar las aves de corral.

“La relación entre las aves y el ser humano es, sin duda, muy antigua y profunda: nos han servido de alimento, inspiración y compañía en cada rincón del planeta, en todas las culturas desde el inicio de la historia”, escribió Fabián Rodas hace aproximadamente un año, dentro de un informe sobre el estado de las aves en el país. Rodas, miembro de la ONG Naturaleza y Cultura, expone en el documento que aunque existen leyes que protegen a estas especies, el control es muy débil. “Incluso en las áreas protegidas”, asegura. 

Este peligro se refleja en la Lista Roja que elabora la UICN (Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza), que refiere que siete especies registradas en Ecuador se encuentran en la categoría de Peligro Crítico, dentro de la Lista Roja de esta institución. Entre estos, el pinzón de manglar, de 14 centímetros de longitud y cuya población se reduce a algunos remanentes de manglar en las islas Galápagos.

Un nivel menos alarmante en la Lista Roja de la UICN, en la categoría de Peligro, están 18 especies de aves. Entre estos, el pingüino de Galápagos, de 53 centímetros de alto y cuya población se estima por debajo de los 2.000 individuos.

Además, la UICN realiza una clasificación que pondera los datos a nivel mundial. Ahí se expone que en Ecuador habitan 73 especies globalmente amenazadas. Ante ello, Aves y Conservación dirige el programa Áreas Importantes para la Conservación de las Aves, o IBA, por sus siglas en inglés (Important Bird Areas), el cual es una iniciativa global enfocada en la identificación, documentación y conservación de una red de sitios críticos para las aves del mundo. 

Este programa registra 107 Áreas de Importancia para las Aves (IBA), distribuidas en el territorio nacional, continental e insular. Alrededor del 34% de las IBA está parcial o completamente incluido dentro del Sistema Nacional de Áreas Protegidas (SNAP), mientras que el 45% está protegido por territorios y reservas indígenas, tierras comunitarias, reservas privadas y otras formas no gubernamentales. 

Sin embargo, el 21% de los sitios no está protegido. A estos puntos, el oficial del programa de las IBA dentro del Secretariado de BirdLife International para América y coordinador en Ecuador, Francisco Prieto, los califica como los más vulnerables, pues no presentan ninguna categoría de protección, ni plan de manejo.

Sin embargo, Rodas expone que aun cuando la zona esté protegida por el Estado, las aves están inseguras, pues se invierten pocos recursos para el control, manejo y administración.

Prieto menciona que, de acuerdo con la información disponible, los mayores problemas dentro de las IBA no controlados y los riesgos de la mayoría de las áreas de importancia son: la intensificación agrícola, la quema de vegetación y la tala selectiva. Además, él señala que el turismo no regulado y la explotación no sustentable de los recursos renovables, como la caza y el tráfico de especies, constituyen serias amenazas para ciertas poblaciones de aves. Siendo los grupos de loros los que corren más riesgos. 

 

Mindo, un área especial

En el mundo se han identificado y establecido alrededor de 6.500 Áreas de Importancia para las Aves en 167 países. En América se encuentran 2.345 de estas, siendo Mindo la primera reconocida del Ecuador y de Sudamérica, establecida en 1997.

 

La IBA de Mindo alberga más de 450 especies de aves e incluye un elevado número de aves amenazadas y endémicas. Esta región es posiblemente la segunda en importancia para la conservación en los Andes occidentales de Ecuador, luego de la Reserva Ecológica Cotacachi-Cayapas, detalla el sitio web de BirdLife International. 

La IBA de Mindo se conforma por la estribación occidental del volcán Pichincha y las cuencas altas de los ríos Mindo, Nambillo, Alambí y Nono. “La creación de reservas privadas ha sido una iniciativa notable en el área, lo cual ha controlado de manera importante el avance de la deforestación. (...) La mayoría de estas iniciativas se enmarcan únicamente en las reservas y sus inmediatos alrededores, por lo que es necesario un plan de conservación de perspectiva regional”, expone el sitio web. 

Además, BirdLife International resalta que los bosques de la parte alta de la IBA de Mindo tienen una fuerte presión por la expansión de la frontera agropecuaria y por las constantes quemas de vegetación, en especial para la producción de carbón. 

Esta IBA se encuentra atravesada por el Oleoducto de Crudos Pesados, que cruza casi todos los ecosistemas del área, según se describe en el reporte, como una de las amenazas a esta zona que alberga el mayor número de especies globalmente amenazadas (21) del país, entre otras, el zamarrito pechinegro, ave de Quito.

Aun cuando el Ministerio del Ambiente registra 45 zonas dentro del Sistema Nacional de Áreas Protegidas del Ecuador, el hogar de algunas especies de aves amenazadas aún se encuentra expuesto a la deforestación, el avance de la agricultura, el tráfico de especies, entre otros peligros, especialmente los diferentes tipos de loros que hay en el país, que son capturados para venderlos como mascotas.