El macaron es un tipo de galleta tradicional francesa hecho de clara de huevo, almendra molida, azúcar glas y azúcar. De origen italiano, el dulce se dio a conocer en el siglo XVI, surgiendo del horno del pastelero de la corte francesa como cúpulas redondas con base plana, y en el siglo XIX se empezaron a unir de dos en dos con un relleno entre medio. Los macarons se hacen de una amplia variedad de sabores, según la confitería y la época del año. Esta vez voy a compartir la receta para hacer unos deliciosos macarons con relleno de caramelo. Están listos manos a la obra¡¡¡¡

 Para la masa de los macarons

·            Las claras de huevos L

·            100 g de harina de almendra o almendra molida

·            200 g de azúcar glacé

·            40 g de azúcar blanco

·            2 cucharadas de cacao en polvo sin azúcar

Tamiza el azúcar glacé con la harina de almendra o almendra molida y el cacao en polvo, al menos dos veces.

Por otro lado, monta las claras a punto de nieve. Cuando estén firmes, incorpora el azúcar blanco y bate de nuevo.

Con ayuda de una espátula de goma, añade, a las claras montadas la mezcla de harina que tenías reservada, con cuidado de no bajar las claras y removiendo de abajo a arriba con un movimiento envolvente.

Coloca la preparación en la manga pastelera con boquilla redonda y repártela, sobre una bandeja de horno, cubierta con  papel antiadherente, dibujando círculos de unos 2,5 cm o 3 cm.

Deja que tus galletas de macarons sequen a temperatura ambiente, entre 15 minutos y dos horas, dependiendo de la humedad de la ciudad,  hasta que al tocarlas con el dedo no manchen.

Pasado ese tiempo, hornea las galletas de los macarons a 150° durante 10-12 minutos.

Cuando las saques del horno, deja que enfríen por completo.

 Para la crema de caramelo del relleno

·            80g de mantequilla

·            115g de azúcar moreno

·            80ml de nata para montar

·            300g de azúcar glacé

Para preparar la crema de caramelo, calienta la mantequilla con el azúcar moreno a fuego medio, durante 4-5 minutos, y sin parar de remover.

Cuando empiece a burbujear, retira la mezcla del fuego e incorpora la nata para montar con mucho cuidado, pues con el calor puede saltar ligeramente.

Vuelve a poner el cazo en el fuego y sigue removiendo, al menos 2 minutos más, o hasta que la mezcla burbujee de nuevo y tenga el color del toffee (caramelo suave).

Vierte la mezcla en el bol de la batidora y bate, a velocidad alta, mientras incorporas, poco a poco, el azúcar glacé.

Bate al menos unos 5 minutos y utiliza tu crema de caramelo de inmediato.

Por último, rellena con la crema tus macarons y ¡disfruta de este auténtico manjar!