Una fruta tropical se define como una fruta de las zonas de clima tropical o subtropical. Las frutas tropicales tienen en común no soportar el frío[1] y poder ser dañadas o tener trastornos en el desarrollo cuando la temperatura cae por debajo de 4 °C.[2] Los países exportadores de frutas tropicales están en el Lejano Oriente, América Latina, el Caribe y, en menor medida en África. Las cuatro principales frutas por volumen de exportación son el mango, el ananas, la papaya y el aguacate. Las frutas tropicales son a menudo llamadas «frutas exóticas» en los países donde son importadas y consumidas, aunque este término no hace referencia a ninguna realidad biológica[3] y no designa ninguna fruta procedente de un hábitat e