Optimismo significa enfrentar los problemas de la vida, sabiendo que con el esfuerzo necesario, vamos a poder solucionarlos y vamos a lograr nuestros objetivos y deseos.
Es saber que tenemos la fuerza y capacidad necesaria, para sobreponernos a cualquier dificultad y lograr una vida plena y feliz.

 

Qué significa ser optimista.

¿Te consideras optimista o pesimista?

El optimismo es una actitud basada en la manera de percibir y evaluar una situación y sus probables resultados.
El pesimismo también.

Generalmente, aprendemos cualquiera de las dos actitudes desde niños.
Lo hacemos, viendo la forma de ser de nuestros padres y de otras personas importantes para nosotros.
Y escuchando sus comentarios ante cualquier problema.

Más adelante, nuestras propias experiencias refuerzan o debilitan esa actitud aprendida.

El optimismo nos ayuda a salir adelante en la vida, a resolver mejor nuestros problemas y a disminuir el sufrimiento.

El pesimismo nos limita, nos impide ver con claridad y objetividad el problema y su solución, aumenta el estrés y la preocupación y fácilmente se lo transmitimos a la gente que nos rodea.

No importa, cuál de las dos actitudes aprendimos siendo niños.
Una vez que somos adultos, ambas son una elección personal.
Nadie puede obligarnos a ser optimistas, ni nadie puede impedirlo, mas que nosotros mismos.
Mantenemos el pesimismo, con nuestra forma de pensar y de ver las cosas.

Si aprendimos a ser pesimistas, podemos aprender a ser optimistas.

Recientemente  el Dr. Ed Diener (profesor de psicología de la Universidad de Illinois) hizo un revisión exhaustiva de más de 160 estudios científicos que abordan la conexión entre el estado positivo de la mente (bienestar subjetivo) y la longevidad, llegando a la conclusión de que la gente mas tranquila y satisfecha tiende a tener una buena salud y a ser mas longeva. La investigación se centró en la revisión de ocho tipos de investigaciones diferentes a largo plazo, así como en pruebas experimentales, tanto en personas como animales. Todos los estudios revisados apuntan a una misma conclusión: que la buena salud y la longevidad  están influenciados por nuestros estados de ánimo.

No perdáis vuestro tiempo ni en llorar el pasado ni en llorar el porvenir. Vivid vuestras horas, vuestros minutos. Las alegrías son como flores que la lluvia mancha y el viento deshoja.

Edmond Gouncourt.