INGREDIENTES - 1 costillas troceado - 1 lata de coca-cola - un sobre de sopa de cebolla - sal RECETA Encendemos el horno a 250ºC. En una bandeja para horno ponemos las costillas troceadas de manera que no estén apelotonadas, las repartimos bien. Salamos las costillas. Cogemos un bol amplio y vertemos la lata de coca-cola, ahora añadimos el contenido del sobre de sopa y lo mezclamos bien. Vertemos la mitad de la mezcla sobre las costillas y reservamos el resto. Nos vamos al horno con nuestra bandeja y horneamos una hora más o menos a 220ºC. De vez en cuando iremos añadiendo más de la mezcla para que no se resequen las costillas. El tiempo de horno, como siempre es orientativo, dependerá de lo carnosas que sean vuestras costillas, de si usais otra carne, de la potencia del horno...Sabréis que las costillas están bien cocinadas cuando la carne se separe facilmente del hueso. Y a disfrutar de estas sabrosas costillas chicos!