Blek le Rat es el seudónimo de Xavier Prou, un artista parisino que nació en 1952. Creció en una familia culta y en un prestigioso colegio privado. Más grande estudió en la Ecole des Beaux Arts de París, donde cursó grabado, litografía, pintura y la técnica de pochoir (plantilla, stencil). Siempre ávido de seguir aprendiendo, también estudió arquitectura.

Adoptó el nombre Blek le Rat de un cómic italiano que leía en su infancia. Sus primeras influencias surgieron de dos viajes familiares, uno a Padua, donde conoció el stencil propagandístico de Mussolini y otro en a Nueva York, donde vio el grafiti en el metro. En 1983 comenzó a plasmar las obras que luego lo convertirían en una leyenda.

Comenzó retratando ratas, tanques de guerra y figuras humanas a tamaño real. Pronto otros artistas comenzaron a usar la plantilla de la forma que Blek en las calles de París y de Francia. El movimiento se popularizó después de una publicación del diario Le Monde en  noviembre de 1986 titulado “L’ecole de Blek le Rat” (La escuela de Blek le Rat).

Pero fue hasta que su obra se expuso en el Centro Georges Pompidou que se cataputló su fama. Desde entonces ha trabajado con otros artistas callejeros como Gérard, Jerome Mesnager o Nemo.

“Intento exponer las mejores cosas de la vida mediante inesperadas imágenes que distraen y deleitan a los peatones, sacándolos de sus preocupaciones cotidianas”, dice Blek Le Rat. “A pesar de las represalias por parte de la policía en contra del graffiti, continuaré asaltando las calles en la oscuridad, ya que para mí, llevar el trabajo directamente a las calles es parte primordial de la evolución del arte”.