Cada día nuevo, lleno de posibilidades, es una bendición que se nos da gratuitamente… y la única obligación que se nos exige es ser felices… Hoy deténganse… miren el atardecer… o la luna que mengua rodeada de luceros… el amanecer… permítanse sentir el soplo de la brisa en la cara… y admiren la brillantez de los retoños en los árboles… Cuánto no daríamos por tenerlos si alguna vez lo sintiésemos en riesgo… Llénense las pupilas de vida… y disfrútenla a plenitud…