Cuando parta para siempre o Cuando ya no exista será el motivo de tu paz, quizás nada o solo haberte dado lo mucho o poco de mí, total no será nada, solo será la existencia contada de mis ratos en tu mundo de ternura, en tu mundo de pasión, lo genial de mi fue haberte conocido y entraras en el tesoro de mi vida, tu solo tú eras la parte de mi esencia, solo ansió el detalle más hermoso que yo anhelaría verte desde la eternidad sentada en la silla que ocupaba, mirando mis libros los que limpiabas con tanta devoción, la foto nuestra pegada en la pared de mi sala, el intimo saludo al despertar de nuestra alcoba; da una siesta en mi cama y recuérdame cuando te di el primer saludo, el primer beso, nestra primera intimidad… luce mis prendas, mis camisas, mis corbatas el mejor terno de mis mejores momentos, coge mi perfume y rocíate en tu cuerpo siénteme que existo aun, recuerda y escucha la música que más me encantaba si esa misma , ojea de entre mis poemarios el mejor verso, el poema amor de mi inspiración el primer encuentro de nuestros mundos y el que más te magnetizaba cuando te sentías triste y era el mejor aliciente para empezar de nuevo, sabes solo empieza de nuevo pues ahora lo harás sola, si miras el mar siente la ola como si yo te acariciara como si el mar te hiciera estremecer cuando nos abrazábamos en nuestro cariño, si llamas por teléfono tímbrame hacia el cielo más allá del cosmos que te contestaré enviándote una lluvia de mis lágrimas, sabes aun siento tu cuerpo despojado al mío, quizás no te pida más solo un verso ante mi morada el llanto solo lo llevaras por dentro, te pido una cosa si me llevas flores quizás te hará sentir bien, eso es tu amabilidad como lo hacía contigo en vida; enviarte una rosa o un escrito y una palabra el detalle más sublime como tú me recuerdes, pero aun así me sentiré mal porque quisiera regresar del más allá y me dieras tus besos tan angelicales que aún los llevo como el rosario de mis poemas que mi alma te confiere en divinidad. Espero que si por algo te hice daño, algo de mi te incomodo pues te pido perdón no fui quizás lo más sublime para ti, pero así me quisiste tú con nada del mundo sin poseer nada vacío, solo cuatros hatos y garabatos, pero juntos construimos un gran castillo el recuerdo de nuestro amor, solo pedirte medites en alma y cuerpo y si pudieras dedícame una oración en nombre del Señor, porque aun así quizás no sientas mi reír y cuando paseábamos de la mano rumbo a la felicidad y hoy estas de duelo por mí, hasta la eternidad el verte de nuevo conmigo o cuando parta para siempre solo recuérdame no te olvides de mí, porque quizás para todos fui muy bueno pero no fui perfecto solo fui la inspiración de Dios ante el verbo de una poesía lo más humilde que dejo por escrito, hasta nunca y por siempre, Adiós un hasta luego.