El amor nace de un detalle, un pequeño detalle que se logra colar entre los corazones mas opuestos. De nada sirve querer a una persona si olvidamos la sutileza, podemos estar muy molestos pero cuándo vemos a esa persona que amamos, el piso se nos mueve, el aire se enturbia y las estrellas se precipitan en nuestro interior. Incriblemente hasta el ambiente cambia, sentiremos frío, calor y cualquier... cantidad de fenómenos incluso los que nunca habíamos sentido. Por lo tanto, si no existen los detalles, pues no existe el amor. Por eso afirmo que el amor es un detalle, aquel que nace de una fuerza de interacción que une a los corazones enamorados. 
Si eres una de esas personas que ha disfrutado de un detalle, pues considerate afortunado porque cada día se van perdiendo y tal vez llegará el momento que nadie conozca, ni reconozca, cuándo le estan dando un detalle y solo lo conocerán como algo que se enterró en la historia del amor.