TE BENDIGO CON LA ORACIÓN DE LA MAÑANA,  DECLARALA TODOS LOS DÍAS

Señor me levanto por fe y me pongo de acuerdo con tu voluntad, ilumíname en este nuevo día que empieza para no equivocarme, en los pasos que daré mientras llega la noche, interviene en mis planes para que te sean agradable y no incurra en darte ningún despropósito cuando las cosas no me salgan de acuerdo a lo trazado en mi alma.

Dale amplitud a mi corazón para recibir tus misericordias, que son nuevas cada mañana, refleja en este nuevo día el brillo del bien y la gracia que me ha de acompañar mientras dure el sol, al oscurecer mis enemigos huirán y mis sueños serán placenteros, en paz me acostaré y a si mismo me levantaré sin temor, porque mi destino es inevitable, mis bendiciones resuenan y mientras amanece la tierra con toda su fuerza cederá su incremento hacia todas mis generaciones, para bien.

Te ruego, amado Padre Celestial, que esté yo atento y no quites tus ojos de mí por causa de la saeta, la pestilencia, la maldad, y las maldiciones que en medio del día destruyen, las bendiciones fluirán sobre mis hijos y no las maldiciones, porque mis hijos  son obra de tus manos y la herencia bendita que me diste, ampara y dales sabiduría en esta nueva mañana, que nos la ofreces, como muestra de tu amor.