22

La triste historia de los enamorados de Auschwitz

 Lorenz Sichelschmidt, para “A journal of social issues”.

Edward y Mala, los jóvenes amantes de Auschwitz

No sabemos cómo llegaron estos dos jóvenes al temible campo de concentración y exterminio de Auschwitz. Obviamente no hay que buscar razón alguna, ambos eran judíos y ese era “su pecado”, para tener que convivir en uno de los escenarios más inconcebibles que el ser humano ha creado jamás.

Empezaremos hablando en primer lugar sobre Edward Galinski. Tenía 16 años y era un chico muy espabilado, despierto y listo, todo un superviviente que supo desplegar sus habilidades para convertirse en alguien útil en el campo de concentración. Se sabe que Edward fue uno de los primeros presos llevados a Auschwitz, puesto que así lo atestiguaba esa marca tatuada en su piel. Era el número 531.

Fotografia-de-Edward-Galinski-

Edward Galinski

Su mayor habilidad era escaparse de esos camiones que día tras día, cargaban con gente para llevarse a los “crematorios”. Muchos de sus compañeros partían a realizar supuestos trabajos para no volver jamás.Pero Edward supo desde el principio qué destino llevaban ese tipo de vehículos, que significaban un viaje sin retorno.

Fue a finales de 1943, cuando Edward vio lo más increíble que su vida había conocido jamás. Era ella, Mala, una muchacha de cabello oscuro y sonrisa inocente, que tampoco pudo evitar fijarse en él. Y lo hizo de modo descarado, porque en ese lugar no había tiempo para el apuro, los galanteos o los disimulos. Mala tenía 18 años y era la presa número 19880. Una chica tan preciosa como brillante, hablaba 5 idiomas: polaco, alemán, holandés, francés e italiano, con lo cual les resultaba muy útiles a los oficiales de Auschwitz.

3199393942_b89cf5c834_b_660x330

No tardaron en buscar instantes y rincones para encontrarse, para conocerse, para quererse… Hasta que, finalmente, idearon un plan de fuga. Valía la pena intentarlo, era vital buscar algún tipo de futuro y de luz en medio de aquella desesperación, y su amor, ya era un buen motivo para arriesgarse.

Lo hicieron. El 24 de junio de 1944, Edward Galinski consiguió un uniforme de las SS, gracias a la medicación de un amigo, pudiendo salir del campo de concentración con un permiso firmado y cuñado. Era un plan formidable. Mala, por su parte,  iba disfrazada de muchacho, con el cabello recogido y el mono de un operario, acompañando “al supuesto oficial”.

¿Sabes cuánto tiempo duró su libertad? Un suspiro, apenas nada. Al llegar a la primera población, levantaron de inmediato las sospechas al intentar comprar comida en una tienda. Al no tener dinero, intentaron pagar en oro, con una cadena que Mala aún conservaba. Y, evidentemente, ahí llego la fatalidad y el fin de sus esperanzas por iniciar una vida en libertad.

14044206866_66ff5e658f_k_660x330