No soy una persona perfecta. Cometo errores, por eso aprecio a los que se quedan conmigo después de saber como soy.

He tenido malas experiencias en la vida, motivos para llorar y sufrir… pero he decidido no dejarme llevar por el pasado.

Yo soy mujer, única, imperfecta, pero soy yo misma. Tengo derecho a encontrar la felicidad, y la encontraré. Soy mujer, podré hacerlo. Sólo he de concederme una nueva oportunidad.

Toda mujer tiene derecho una segunda oportunidad, en tu primera etapa sufriste y lloraste, pero hoy hay otra oportunidad en tu vida… No cierres tus ojos y tu corazón a otra opción, no se debe vivir con miedos, si una vez no lograste mantener una buena la relación, no pienses que todo tiene que ser malo, por eso existen las segundas oportunidades.