Si tu perro le ha dado por comenzar a comer heces, va siendo el momento de tomar medidas para corregir este hábito perjudicial para la salud y muy poco higiénico.  La razón de este comportamiento coprófago puede deberse a un déficit alimenticio, o puede que sencillamente sea una respuesta a la ansiedad, al aburrimiento o al estrés. También puede que haya copiado ese comportamiento de otros animales. Sea como sea es un hábito que debe corregirse y evitarse, por eso vamos a darte algunos consejos.

Cómo evitar que tu perro coma heces

Lo primero y aunque parezca muy obvio es que recojas las heces de tu patio regularmente. Si no hay ninguna disponible, tu perro no podrá comerlas. Es algo lógico, pero hay personas que no se toman ésta molestia, y lo primordial, es asegurar un entorno limpio y sano para tu perro.

Otro consejo es referente a la distribución de la comida de tu mascota a lo largo del día. Lo mejor en este caso es que con la misma cantidad de comida, la repartas en raciones más pequeñas. Esto es una buena idea porque ayuda a eliminar la necesidad de comer heces. Este comportamiento muchas veces se debe a que intentan compensar alguna deficiencia alimenticia.