10

¡Mi reloj interno colapso!

Hoy, cuando el tiempo es lo màs preciado que tenemos y lo que màs falta nos hace, resulta importante y necesario tomarse unos minutos para conocer còmo trabaja el cuerpo en funciòn del paso de las horas. No es lo mismo tener que almorzar a las 13:00  que hacerlo a las 17:00. El ejercicio no es igual si se lo  practica en la mañana o en la tarde.

El organismo es como una orquesta en la cual la armonìa de la sinfonìa depende de cuan regulado este nuestro reloj interno. La "desafinaciòn" de "nuestros instrumentos" se debe en algunas ocasiones a la cronodisrupciòn o alteraciòn del ritmo del tiempo biològico.

La falta de sueño, los horarios de trabajo y estudio, los viajes y la contaminaciòn lumìnica nocturna causan que nuestras manecillas del reloj estèn desincronizadas. Por ello, la cronobiologìa ciencia que estudia los relojes internos destaca la importancia del cuàndo: cuàndo comemos, cuàndo dormimos o cuàndo estamos activos. Si lo hacemos a destiempo se corre el riesgo de alterar los ritmos.

El sitio de noticias de salud EFE reporta, que los ritmos internos se miden segùn la temperatura corporal y la hormona del sueño que es la melatonina. Esa sustancia representa la noche del cuerpo y tiene una alta secreciòn a las 2:00, cuàndo tenemos el mejor y el màs profundo sueño. Justo en ese momento el cuerpo alcanza su màxima temperatura. Es decir la temperatura sube por la noche y desciende de forma importante antes de despertarnos. 

A partir de las 10:00 el cuerpo està en màxima alerta, esto dura hasta la s 15:00, que coincide en muchos paises con la hora de la siesta. A las 17:00, la fuerza muscular se activa. Esta etapa dura hasta las 21:00. A esa hora ya empezamos a tener sueño, el mismo que se extiende hasta las 07:30.