Historia

 

Periodo precolombino

 

Los indígenas que habitaron la región antes de la Conquista de América por los españoles fueron los guanes. Sus dominios colindaban por el Occidente con el de los yariguíes, por el norte con el de los Chitareros, por el Oriente con el de los Laches, y por el Sur y Sureste con el de los muiscas. Estos límites estuvieron definidos, por el Occidente por el trayecto que toma la cordillera o serranía de los Yariguíes, por el alto de Zapatoca y una parte del Río de Oro hasta el punto donde desemboca el río Suratá. Entre este río y el río Umpalá a la altura del Páramo de Santa Bárbara, se limitaba el territorio Guane por el Norte y Noreste con el de los Chitareros. Bajando por el río Umpalá hasta su desembocadura del Río Chicamocha y regresando por éste hasta su punto de coincidencia con la Coordillera de Guantiva se demarca el límite con los territorios laches. La continuidad de la cordillera de Guantiva hasta el Páramo de La Rusia define la frontera Sureste con el país muisca, y continúa por el Sur hacia el Oeste por parte del río Tolotá y el río Lenguaruco, el cual desemboca en el río Suárez.

El cacique Guanentá era uno de los cinco soberanos que gobernaban el pueblo chibcha. Su sede de gobierno estaba ubicada en el pueblo guane en la Meseta de Jéridas y a su jurisdicción se sujetaban los caciques de Uyamata, Sancoteo, Caraota, Cotisco, Siscota, Cacher, Xuaguete, Bocore, Butaregua, Macaregua, Chalalá, Poima y Poasaque.

 

Periodo colonial

 

Fundación

 

Bucaramanga fue establecida como un pueblo indígena señalado de tierras de resguardo adscrito a la jurisdicción de Pamplona el 22 de diciembre de 1622 por el presbítero Miguel Trujillo y por el Capitán Andrés Páez de Sotomayor, siguiendo las disposiciones del auditor Juan de Villabona Zubiaurre, visitador de la provincia de Pamplona. Uno de los motivos que llevaron a Juan de Villabona a ordenar este establecimiento de indígenas fue la dificultad que expresó Miguel Trujillo, quien tenía que buscar de mina en mina a los indígenas para poder cumplir su labor de evangelizar.26 27

El lugar donde se erigió el pueblo de indios estaba un kilómetro al norte de donde se ubicaba la ranchería Bucaramanga, cerca de la Quebrada Seca. Dos meses después de iniciada la construcción, el pueblo de Bucaramanga —que recibió el nombre de la ranchería y la quebrada— estaba listo. El 22 de diciembre de 1622, los fundadores de la ciudad testimoniaron en documento la orden y allí se mudaron los indígenas de las cuadrillas Bucarica, Cachagua, Gérira y Guaca. El pueblo quedó declarado como un "real de minas”.

 

De real de minas a parroquia

pastedGraphic.png

 

En un período Bucaramanga fue la sede de la alcaldía mayor de los Reales de Minas contiguos. Hacia 1799 contaba con una población de 2178 personas de las cuales solo 178 eran aborígenes.26 Cuando el oro comenzó a disminuir se fue tornando gradualmente en un pueblo de criollos y mestizos, desalojando en un alto porcentaje a la población indígena. La ocupación minera efectuada a orillas del Río de Oro se dispersó al punto de desaparecer, aunque sus habitantes continuaron disfrutando de las facilidades económicas brindadas por el Rey a los pueblos que tributaran con oro cuando contrariamente laboraban en variadas actividades agrícolas, lo que significaba un mal negocio para la Corona de España debido a que ni eran indios, ni mineros. Debido a lo anterior y sumándose a la situación en la que se encontraba España, que presionaba por recursos para financiar guerras y ante la escasez de recursos que provenían de las minas, una fuente de financiación fue la venta de estos territorios a españoles y mestizos como tierras de cultivo. La situación fue denunciada por el cabildo de la ciudad de San Juan de Girón ante la Real Audiencia ya que pretendían la extinción de la Real de Minas y la anexión de los territorios de Bucaramanga a su jurisdicción.

El 11 de julio de 1778 llegó a la región el visitador Francisco Antonio Moreno y Escandón, quien al ver que el orden establecido por Juan de Villabona no podía mantenerse ordenó el traslado de los pocos indígenas que aún quedaban en el pueblo de Bucaramanga para que fuesen reubicados en el pueblo de Guane, saliendo definitivamente el 1 de enero de 1779. En lugar del antiguo pueblo fue creada en 1779 la parroquia de Chiquinquirá y San Laureano del real de minas de Bucaramanga.

 

Periodo Republicano

 

La Villa de Bucaramanga

 

Aunque en 1810 se le otorgó provisionalmente el título de Villa, se presentó formalmente ante el congreso una solicitud para la formalización como villa. Esta solicitud fue presentada por Enrique Puyana, apoderado de varios de los ciudadanos. En los documentos presentados por Enrique Puyana se justifica el nombramiento debido al patriotismo y los servicios prestados al país por la parroquia. El 30 de junio de 1821 el Congreso de Cúcuta le otorgó definitivamente el título de Villa.

 

Siglo XIX

pastedGraphic_1.png

 

Parque García Rovira de la Ciudad de Bucaramanga en el año de 1882.

En 1824 el nuevo gobierno Repúblicano le concedió el rango de villa de Bucaramanga, cabecera del cantón de su nombre, en la provincia de Pamplona.

 

Capital de Santander

 

Después de la fundación del Estado de Santander se reunió en la ciudad de Pamplona el 1 de enero de 1857 la Asamblea constituyente. Esta ciudad era de mayoría conservadora por lo que sus ciudadanos pensaron que se les iba a nombrar como capital del estado. Pero la mayoría de convencionistas eran miembros del Partido Liberal y estos querían que se nombrara a Socorro por ser una localidad de mayoría liberal. Debido a este problema se inició una persecución, lo que produjo que la mayoría de los asambleístas salieron para Bucaramanga para continuar con las deliberaciones. Antes de partir de Pamplona el presidente del estado Manuel Murillo Toro firmó la ley donde se declaraba a Bucaramanga como capital del Estado de Santander el 24 de noviembre de 1857.

El 2 de diciembre de 1857 se instala en el cabildo de la Villa de Bucaramanga la asamblea y 4 años después, el 14 de septiembre de 1861, se decretó al Socorro como capital del Estado. Finalmente el 24 de marzo de 1886 por orden del Jefe Militar y Civil del Estado Antonio Roldán la capital de Santander es trasladada nuevamente a Bucaramanga.

 

 

La Culebra de Pico de Oro

 

Del 7 al 9 de septiembre de 1879 ocurrió una revuelta popular como consecuencia del enfrentamiento de clases entre dos grupos de la época: los artesanos y los comerciantes (integrado por inmigrantes alemanes y santandereanos acomodados) propietarios de la banca y la producción de materias primas. Los artesanos de entonces conformaron una sociedad que sus detractores llamaron La Culebra de Pico de Oro, dentro de la cual se despertó el celo nacionalista, gestando una asonada que terminó en la muerte de varios comerciantes colombianos y dos ciudadanos alemanes. El entonces Imperio alemán realizó la respectiva reclamación y solicitud de indemnización por vía diplomática amenazando incluso con una intervención armada si las demandas no eran satisfechas. Los hechos terminaron con el arresto, juicio y presidio de varios de los responsables de la masacre.

 

Siglo XX

 

A finales del siglo XIX Bucaramanga soportó el escollo económico originado por la Guerra de los Mil Días. En el año de 1900 los combatientes liberales intentaron tomarse la ciudad en la Batalla de Palonegro, pero finalmente los soldados conservadores lograron repeler la agresión y ganar la batalla. Además los fuertes golpes sociales y políticos de esta época marcaron a toda la sociedad, resaltando que esta fue una de las regiones que tuvo mayor participación en La guerra de los mil días, aunque posteriormente en la segunda década del siglo XX emprendió su recuperación, con un gran crecimiento en cuanto a población e infraestructura. Se empezaron a forjar las primeras comunas organizadas de la ciudad acompañada de una mayor cantidad de comercio ya que era un "paradero" antiguamente para viajar hasta Cúcuta y después Venezuela.

El Crecimiento poblacional se vio notablemente influido por los cercanos municipios mineros como Vetas, el comercio con Venezuela, el desarrollo industrial y empresarial y algunas migraciones provenientes de otros municipios más pequeños que empezaron a ver mayores oportunidades en esta nueva ciudad que estaba surgiendo en aquella época.

 

Siglo XXI

 

En el presente, Bucaramanga es una de las ciudades más importantes de Colombia, con aproximadamente un millón de habitantes.

Con más de 10 universidades, es uno de los centros universitarios más destacados del país. Cuenta con un aeropuerto internacional, ubicado en las afueras de la ciudad, una significativa infraestructura hotelera acompañada por un sinnúmero de atractivos turísticos, todo ello recreado a partir de la conocida hospitalidad de su gente, que le ha otorgado fama internacional como "La Ciudad Bonita".

Los principales medios de comunicación de masas son el diario el Frente, el periódico Vanguardia Liberal y la cadena de televisión TRO (Televisión Regional del Oriente). Cuenta con un muy buen sistema de servicios públicos y se proyecta hacia el siglo XXI como un gran centro industrial, tecnológico, económico y cultural. Gracias a esto, la ciudad fue elegida como miembro del Consejo Consultivo Andino de Autoridades Municipales de la Comunidad Andina de Naciones.