×

En la época precolombina, Soacha era una aldea indígena de la Confederación Muisca, en la cual, según la tradición indígena, Bochica enseñó la agricultura, los tejidos, y el culto al sol. La leyenda cuenta que viendo estas tierras inundadas por Chibchacum, Bochica tomó un bastón mágico y rompió una gran roca con lo cual creó unas cataratas y desecó la sabana de Bogotá, formando el Salto del Tequendama, en cuyos abrigos rocosos se encontraron los restos fósiles del Hombre del Tequendama.

 

Con la llegada de la colonización española y la caída de la Confederación, Soacha continuó siendo un resguardo indígena hasta 1600, cuando el visitador Luis Henríquez tradujo su nombre al español y fundó el nuevo pueblo de Suacha.

Durante los siglos posteriores y luego de la Independencia, Soacha no pasó de ser más que un poblado cualquiera, con muy poca importancia más allá del Salto del Tequendama que generaba el interés turístico de quienes visitaban Bogotá o de los residentes en ella.

Un cambio trascendental para la historia de este lugar ocurrió en 1875, cuando se produjo el levantamiento del plano de la población por parte del Ingeniero Alejandro Caicedo y además se le cambió su nombre a Soacha; en ese año, además, es reconocido como Municipio del Estado de Cundinamarca.

Veinte años después se pudo consolidar otro proyecto, se inició la construcción de la línea sur del Ferrocarril de Bogotá, la tercera que se construía para la Capital, esta llegaba hasta el municipio de Soacha, en esa época distanciado 18 km de Bogotá

En 1898 llegó el primer tren del Ferrocarril a Soacha y esto mejoró ampliamente su comunicación con la capital colombiana (hasta ese momento limitada a carrozas y movilización a caballo)

Un año más tarde llega el servicio telegráfico y la línea de Ferrocarril es ampliada hasta el caserío de Sibate llegando hasta el Salto de Tequendama, otro gran proyecto que se concreta con el inicio de siglo en 1900 es la Hidroeléctrica del Charquito que había iniciado a construirse en 1897.

Para 1903 la línea sur del Ferrocarril llega hasta los caseríos de Chusaca y El Muña, lo que equivalía a casi 25 km de vías férreas de servicio de transporte con el que contaba.

Siglo XX y XXI
En las primeras décadas del siglo XX, Soacha se convirtió en una parte muy esencial de los alrededores de Bogotá por lo que significaba la Hidroeléctrica para la ciudad y su correlación con la capital había aumentado muchísimo desde la llegada del servicio de tren y luego los buses Intermunicipales.

En 1953 bajo la dictadura militar se elabora otra importante obra en Soacha, la construcción de la represa del Muña, muy importante para la generación de energía eléctrica y el desarrollo del sector y de Bogotá, en 1955 se proyectó un primer Anillo Metropolitano futuro para Bogotá fuera de los municipios que ya estaban dentro del Distrito Especial y Soacha fue incluida en este Conglomerado por su ya evidente cercanía. En realidad hay que decir que tanto la hidroeléctrica como la represa se encontraban ubicados en los caseríos de Sibaté y El Muña respectivamente, pero que en ese tiempo eran pertenecientes al Municipio de Soacha y dependían de él, hasta que en la década de los años 1960, el caserío de Sibate fue erigido como municipio y estas zonas pasaron a estar bajo su jurisdicción.

Esta década también permitió que Soacha se transformara en un centro industrial de Bogotá, aunque aún no desarrollara una zona residencial de importancia y se conservara en su mayoría como pueblo, para el censo de 1973 su población era de apenas 28.000 habitantes, seria en la década siguiente cuando tendría una gran urbanización y crecimiento de población, para el censo de 1985 su cantidad de habitantes se había disparado y llegó a las 122.276 personas, pasando a ser la segunda ciudad con más habitantes del departamento, por encima del puerto de Girardot.


Estadio Luis Carlos Galán.
Con el límite entre Soacha y la capital desapareció, formándose una conurbación. La línea Sur de Ferrocarril continuo ayudando en esta unión incluso hasta 1989 cuando aún prestaba servicio ocasionalmente y en especial cuando ocurrían los paros de transportadores de buses y permitía que los habitantes de Soacha pudieran llegar desde Puente Aranda y el Centro de Bogotá y viceversa, a partir de allí se suspendió el servicio y hoy no quedan rastros de la línea en el municipio. Ese año fue asesinado por el narcotráfico Luis Carlos Galán Sarmiento, candidato presidencial del Partido Liberal cuando se encontraba en el municipio.

A principios de 1990, Soacha ya tenía una población de 169.071 que con la década de los años 90 iría cada vez en mayor aumento, ya que con la urbanización y crecimiento de la localidad de Bosa, la Autopista Sur terminó por unir completamente a Soacha con el Distrito Capital sin que haya ninguna diferencia entre ambos cascos urbanos. En el censo de 1993, Soacha tenía 183.997 habitantes y esta cifra para 1999 ya se había elevado hasta los 278.000. Hoy en día, Soacha es un gran suburbio conurbado en el Área Metropolitana de Bogotá y que además funciona como municipio dormitorio.

El Muña es una represa, aunque muy contaminada por el constante vertimiento de aguas del río Bogotá que mantiene la Empresa de Energía de Bogotá, EMGESA, (cuyos dueños son de origen español), empresa que a pesar de las demandas y los daños ecológicos, culturales, económicos y en la salud humana, no cesa de bombear las sucias aguas del río al municipio.

Esto ha implicado serios problemas como la sobrepoblación, la pobreza, la invasión de zonas montañosas para la construcción de casas, el caos vehicular y de transporte y la falta de presupuesto para atender a una población que en 2003 llegó ya casi al medio millón (370.000 personas) y el censo de 2005 revelo que alcanza casi los 400.000 habitantes, su parte rural prácticamente ha desaparecido a excepción de algunas zonas verdes que escasamente se ven. La administración de Bogotá ha intentado en varias ocasiones hacer de Soacha una localidad más de esta, pero sus habitantes se han negado, pues si ahora son tratados despectivamente y reciben muchos problemas que deberían ser resueltos en la capital (como el recibimiento de desplazados), peor sería esta situación si se acepta esta posibilidad, pues Soacha entraría a ser un barrio menospreciado, como le ha ocurrido a los antigüos municipios de como Usme y Suba. La capital sin embargo debe considerar la creación de una Megalópolis entre la Capital de la república y este municipio anexo.

En diciembre de 2004 se llevó a cabo en Soacha, el evento deportivo más importante que haya visto el municipio, los Juegos Nacionales realizados en Bogotá permitieron que en los escenarios de Soacha se llevaran a cabo diversas competencias deportivas. Durante los años 1980 y comienzos de los 1990 Soacha fue considerada como uno de los municipios pioneros en la cultura musical del Rock en Cundinamarca y una de las influencias fundamentales en la escena del rock y el metal de Bogotá. La banda pionera de este movimiento musical fue la agrupación Darkness.